DAVID STOLERU, arquitecte "Soy David Stoleru, soy arquitecto y trabajo en la conservación del patrimonio. Estamos en la montaña de Montjuïc y, como su nombre indica, es el monte judío. Un lugar donde durante mucho años miembros de la comunidad judía de Barcelona tenían tierras y lugares y además de esto el cementerio. Ahora es un espacio totalmente desolado que se ha utilizado durante seis o siete siglos como cementerio. Deja de utilizar-se para enterrar y las lapidas pasan a ser propiedad del rey que la vende como material de construcción. La Generalitat aceptó convertir este lugar en un BECIN, un bien cultural de interés nacional. Es un espacio que se tendría que dignificar. Este lugar debería recordarnos y ayudarnos a pensar en la diversidad cultural y además en la tolerancia que hay que tener entre todos los credos. "

Quan es parla del cementiri de Montjuïc, tothom pensa en el mateix espai, però la muntanya amaga una altra necròpoli. És el cementiri jueu i es troba al costat del Mirador de l’Alcalde.

Va utilitzar-se durant set segles, fins que després de l’atac al barri jueu del Call el 1391 les làpides van ser saquejades i posades a la venda com a material de construcció. De tot això, ara només en queda un solar declarat per la Generalitat com a bé d’interès cultural.