ME QUEDÉ POR EL COLOR DE LA LUZ. Clara Cuesta

Cuando llegué me sorprendió el color de la luz, era muy agradable. Si pensaba en quedarme me venía ese color a la mente y si pensaba en volver, todo se volvía gris.