Julio Alberto, el supervivent